Las aventuras de Valentina Holmes y Bernardo Watson

Valentina es una niña rebelde y solitaria de 10 años, aficionada a literatura detectivesca, a quien le es muy difícil relacionarse con otros niños salvo con su inseparable amigo Bernardo. Juntos investigan en su entorno cotidiano enigmas que sus padres no pueden o no quieren contestar y exponen sus casos en una web llamada Quisicosa de la que participan niños investigadores de todo el mundo.

Valentina tiene una relación complicada con su madre, ella es una científica que se pasa casi todo el día investigando en el laboratorio de la Universidad y tiene un vínculo distante con su hija. Bernardo en cambio es aplicado y sobreprotegido por sus dos papás, ya que es hijo de una pareja gay.

Para combatir la soledad y llamar la atención de su madre, Valentina se obsesiona con interrogantes que investiga como si fueran casos policiales utilizando de manera intuitiva procesos deductivos e investigando sobre ciencias, historia o matemáticas con tal de poder llegar a resolver un enigma.

¿quién es el padre de los cachorritos de mi perra? ¿Qué hubiera pasado si los dinosaurios no se hubieran extinguido? ¿qué pasa si alguien viaja en el tiempo al exacto lugar donde estoy? ¿Porqué me aparecen las mismas cosas en internet una y otra vez?

Los casos entremezclan misterios cotidianos y “magia científica” con preguntas existenciales, enmarcado en la transición de la infancia a la adolescencia que viven los protagonistas. Para develar cada misterio que surge en sus casas, la escuela, o con sus amigos harán lo que sea, incluso aprender sobre el ADN, la evolución, los viajes en el tiempo o las redes sociales, y si con ello no alcanza, (y nunca alcanza), meterse en todo tipo de problemas para llegar a la verdad (para intranquilidad de sus padres).

Pero en paralelo a estas aventuras que la pareja de pequeños investigadores lleva adelante, Valentina tiene un proyecto secreto, averiguar quien es su verdadero padre.

Con esta serie (y el universo transmedia que la complementa) buscamos incentivar la curiosidad de los niños por el conocimiento, fomentando el uso de los procesos deductivos de manera creativa. A pesar de que en la actualidad casi cualquier respuesta está a dos clics de mouse de distancia, relacionar conceptos y reflexionar eficazmente parece ser una tarea cada vez mas infrecuente. Con nuestra propuesta buscamos motivar a los niños a pensar, utilizando las nuevas tecnologías y la visión directa de la realidad, construyendo un universo que los desafíe a resolver problemas, y a utilizar de manera eficaz las posibilidades que brinda internet en el marco de procesos deductivos.

Además, el universo transmedia que gira alrededor de Quisicosa nos provee de múltiples posibilidades para que los personajes de la serie dialoguen con su público y complejicen la narrativa de la historia, combinando referencias a Conan Doyle, Cherterton, Wilkie Collins, E. A. Poe, Borges y Bioy Casares con divulgación científica y fantasías infantiles.